Doble Limpieza Facial

- Categorías : Salud
La limpieza facial se ha convertido en un paso fundamental en nuestra rutina de belleza, ya sabemos que la higiene junto con la protección solar son claves para lucir una piel fuerte, luminosa, saludable y fresca. Seguro que has escuchado hablar de la doble limpieza facial pero… ¿sabes exactamente en qué consiste y los beneficios que tiene para tu piel?
En este post te damos las claves.

¿Qué es la doble limpieza facial?

Se trata de una limpieza en dos fases, una primera con un limpiador de base oleosa o acuosa para eliminar maquillaje, polución, la propia grasa que produce nuestra piel e impurezas , normalmente serán productos tipo aceites desmaquillantes, leches o aguas micelares que no necesitan aclararse con agua y una segunda con uno jabonoso, tipo gel limpiador que nos eliminará el resto de suciedad. De esta manera conseguimos eliminar tanto los residuos de base lipídica como los de base acuosa. 


¿Para quién está indicado esta doble limpieza?

Para todo tipo de pieles incluso pieles grasas y pieles sensibles. Eso sí, los productos que vamos a usar deberán ser adecuados para cada persona y a cada tipo de piel, no hay un ritual igual para todas. Deberemos tener en cuenta el tipo de piel de cada un@, nuestros gustos, si usamos o no maquillaje, nuestro estilo de vida, si vivimos en una ciudad con mucha polución o si, por el contrario, vivimos en una zona más tranquila. Por todo ello, la doble limpieza está recomendada a todas nosotras lo que tendremos que adecuar productos y texturas a cada caso concreto.

¿Cómo realizar la doble limpieza?

Primera fase

En esta primera fase vamos a estar eliminando todos los residuos de base oleosa, como el maquillaje, el sebo de nuestra propia piel, la contaminación o los filtros del protector solar.
En esta fase utilizamos preferentemente productos de base oleosa, serán ideales los aceites desmaquillantes, las leches limpiadoras o incluso las aguas micelares, como decíamos antes vamos a adecuar a cada una el tipo de limpiador.
Segunda fase

Después del limpiador de textura oleosa, llega la segunda parte donde usamos un producto de base acuosa o jabonosa tipo gel o mousse suave. En este paso vamos a eliminar el resto de impurezas que no tengan base grasa como las células muertas o partículas de la contaminación.
Finalmente, aunque no forma parte de la doble limpieza es importante el uso del tónico para finalizar la higiene. Con este paso  logramos equilibrar el pH de la piel y dejar la piel preparada para aplicar el siguiente paso que es la hidratación.




¿Qué beneficios aporta la doble limpieza?

Realizando esta doble limpieza conseguiremos que la limpieza sea más profunda, evitando que cualquier residuo permanezca encima de nuestra piel y llegue a obstruir el poro a producir sensibilidad o a apagar el tono de la piel.
Cuando realizamos esta rutina la piel se vuelve más luminosa y con un aspecto más saludable, además que al estar más limpia hará que los productos que apliquemos a continuación se absorban más fácilmente y potenciamos sus efectos.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)